CRIPTOMERIA (Cryptomeria japonica (L. f.)

Otros nombres: cedro japonés, cedro del Japón, criptomeria japonesa, sugi.



Bonsía CriptomeriaEl género Cryptomeria es una conífera que pertenece a la familia de las Taxodiáceas, es decir, está emparentado con las secuoyas (Sequoia ssp.), y está compuesto por una sola especie, la Cryptomeria japonica, y como su propio nombre nos indica, es originaria de Japón y con alguna variedad en áreas de China (Cryptomeria sinensis). No obstante existen gran cantidad de cultivares, seleccionados la mayoría en los viveros japoneses.

Como ya hemos dicho, a pesar de que este género está formado por una sola especie, hay una gran diversidad de variedades en las diferentes islas japonesas, alrededor de unas 200, muchas de ellas con el nombre de la ciudad o región de la que proceden, algunas de las cuales son:

  • Cryptomeria japonica var. japonica
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Akita"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Aurescens"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Banda"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Chabo" = Cryptomeria japonica var. nana
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Compacta"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Elegans"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Enko"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Jindai"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Obi"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Sekkan"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Spiralis"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Tateyama"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Vilmoriana"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Yatsubusa" = Cryptomeria japonica var. japonica "Tansu"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Yokohama"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Yaku"
  • Cryptomeria japonica var. japonica "Yoshino"
  • Cryptomeria japonica var. radicans = Cryptomeria japonica var. japonica "Kitayama"
  • Cryptomeria japonica var. sinensis = Cryptomeria fortunei
  • Cryptomeria japonica var. sinensis "Cristata"
  • Cryptomeria japonica var. sinensis "Viminalis"

Su hábitat natural son los bosques de las montañas de clima oceánico (templado y lluvioso) del centro y sur del Japón, y algunas áreas cercanas de China. Curiosamente, en las islas Azores, de clima similar, se ha naturalizado un variedad arbustiva originaria de Japón capaz de rebrotar de la cepa.

Las principales características de las criptomerias son:

Hojas (acículas) de Bonsái criptomeria
  • árbol perennifolio coniforme o piramidal con el ápice redondeado, de hasta 50 metros de altura, aunque algunas variedades cultivadas en jardín son más pequeñas e incluso las hay enanas, por ejemplo, la variedad "Vilmoriana" sólo crece apenas 50 cm. cada 30 años.
  • tronco recto, de corteza áspera, rugosa, agrietada verticalmente y escamosa o fibrosa (a este tipo de corteza la denominan los japoneses: tsuzure-kawa), que se desprende en tiras, de color rojizo herrumbroso, marrón o anaranjado, que puede llegar a medir 2 metros de diámetro.
  • hojas pequeñas, denominadas acículas, delgadas, rígidas, puntiagudas, ligeramente curvadas en la punta, como si tratara de una pequeña hoz o garra, de color verde-azulado claro brillante o amarillo-verdoso, de 1-1,5 cm. de longitud, y que nacen helicoidalmente, es decir, en espiral alrededor de las ramas, y permanecen hasta 4 ó 5 años en las ramas. Durante el invierno pueden adquirir una tonalidad rojiza.
  • flores de distinto sexo en el mismo árbol, de tamaño muy pequeño. Masculinas en las axilas de las hojas, agrupadas numerosamente, de color pardo-amarillo; y femeninas, solitarias, de color verde, situadas en ápice de los brotes. Se forman durante el otoño y durante el invierno parecen pequeñas yemas de hojas, liberando el polen en primavera.
  • las semillas, de 2 a 5, alargadas y de forma triangular, están contenidas en el interior de un fruto, denominado cono o piña, que madura durante el año, de unos 2 cm. de longitud, esférico, penduculado, leñoso, con escamas, de color verde al principio y que cambia a marrón o pardo cuando madura. Como curiosidad, en algunas ocasiones el ápice de la piña de la criptomeria forma un nuevo brote y continúa su crecimiento.

Al igual que sucede con el género Pinus, las diferentes variedades de criptomeria es uno de los géneros más conocidos, empleados y apreciados por los aficionados y maestros del bonsai en Japón, debido a su belleza, el pequeño tamaño de sus acículas y por ser perennifolio, lo que nos permite disfrutar del color verde de su copa durante todo el año. Es ideal para bonsais de un tamaño mediano.

En occidente no es una especie demasiado extendida pero afortunadamente cada vez es más frecuente poder encontrar algunos ejemplares en viveros y centros especializados en bonsai.

Ubicación

Bonsái criptomeria enexteriorDebe cultivarse en el exterior durante todo el año, en un lugar fresco y húmedo, con algo de sol (semisombra), controlando adecuadamente el riego, ya que así conseguiremos un crecimiento sano, con una ramificación mucho mayor y frondosa. Como no tolera el sustrato seco no conviene colocarla a pleno sol durante todo el día, especialmente en verano o si no puedes regarla adecuadamente en la época más calurosa del año.

Como cualquier árbol, necesita sentir el paso del invierno para que la llegada de la primavera le provoque el despertar de las yemas en reposo, y aunque resiste bien las temperaturas bajas, hay que tener cuidado con las heladas y el frío intenso por debajo de los -5ºC, en cuyo caso podemos protegerla en el interior en un invernadero frío, pero sólo durante el tiempo estrictamente necesario para luego volver a situarla en el exterior.

El cultivo exterior durante todo el año, además de garantizar su correcto cultivo, nos ayudará a reducir el tamaño de sus hojas.

Una vez encontrado su emplazamiento más adecuado, no conviene moverla de sitio porque se resiente con los traslados, sobre todo si son frecuentes.

Regar

Los riegos deben ser cada vez que se seque la superficie de la tierra, haciéndolo a fondo, es decir, hasta que salga abundante agua por los agujeros de drenaje, pero evitando tanto el encharcamiento permanente de la tierra, para evitar un exceso de humedad que pudra sus raíces, como dejar totalmente seca la tierra. En cualquier caso, no le gusta nada el suelo seco y la debilita bastante e incluso un corto período de sequía es suficiente para provocar su muerte, lo que ocasiona cierta dificultad de cultivo en los climas demasiado secos. En cambio, es una especie muy adecuada para las zonas con un clima oceánico.

Conviene utilizar una regadera con agujeros lo más finos posible para que el agua penetre mejor en la tierra y lo haga con suavidad.

No hay que pulverizar las hojas ni mantener ambientes excesivamente húmedos de forma artificial porque correremos el riesgo de que aparezcan hongos.

Como y cuando abonar

Abonar con frecuencia con un abono orgánico de calidad, especialmente durante la época de crecimiento vigoroso, es decir, en primavera y también durante el otoño. Durante el invierno y la época más calurosa del verano debe reducirse la cantidad de abono porque son épocas con escaso o nulo crecimiento.

Podemos ayudar a reducir el tamaño de las hojas, además de con una buena exposición exterior a pleno sol con el suministro de abonos más ricos en fósforo (P) y potasio (K) que en nitrógeno (N) para no fomentar el desarrollo de sus hojas, además así fomentamos la fructificación.

Trasplantar

Durante el comienzo de la primavera, cada 2 ó 3 años, justo un poco antes de que comience la brotación del año, cuando los brotes están hinchados.

Durante el trasplante conviene sanear bien cualquier parte de raíces podridas y podar las ramas no deseadas para reducir su copa. No conviene podar demasiadas raíces, pero si la poda de raíces es muy fuerte, convendría quitar hojas en la misma proporción que las raíces eliminadas. En caso de duda sobre la cantidad de raíces que tienes que podar, un truco seguro para no dañar el árbol es dejar 1/3 más volumen de raíces que de parte aérea (copa), aunque siempre es preferible preguntar a un experto, a otro aficionado o simplemente no podar ninguna raíz hasta que no estés seguro. Evita que se sequen las raíces en contacto con el aire durante el tiempo que dure el trasplante.

No es obligatorio, pero si utilizamos hormonas de enraizamiento con fungicida facilitaremos el éxito del trasplante al estimular el desarrollo de las raíces. Debes ser lo más rápido posible durante el trasplante y evitar que las raíces se sequen por estar demasiado tiempo en contacto con el aire.

Una buena mezcla de sustrato para una criptomeria podría ser una mezcla de tierra con un 30% de arena de grano grueso o material equivalente (tierra volcánica, etc.) y 70% de mantillo, o cualquiera de las mezclas preparadas que podemos encontrar en las tiendas especializadas, como por ejemplo, la bidama. En todo caso, tiene que ser una mezcla con un excelente drenaje y ligeramente ácida.

No hay que olvidar que la tierra utilizada debe ser siempre nueva y limpia y nunca reutilizada de otros cultivos para así evitar contaminaciones (hongos, enfermedades, plagas, etc.) que hubieran podido afectar a otros árboles.

Macetas ovaladas o rectangulares esmaltadas pueden ser una decisión acertada.

Es conveniente proteger el árbol después del trasplante durante un par de meses, situándolo en un lugar muy bien iluminado pero evitando la exposición directa al sol.

Poda y pinzado

Su crecimiento es muy rápido (aunque alguna variedad, como la variedad "Chabo-Sugi", es de crecimiento lento) y la época más adecuada para la poda de ramas es durante el otoño y ésta se debe realizar acortando de 1/3 a 2/3 la longitud de la rama, aunque también se puede podar durante la primavera y el verano. Hay que tener en cuenta que podas muy fuertes pueden producir brotes con entrenudos muy largos.

La forma de emplear la poda como técnica de modelado es dejar crecer las ramas y podar en función de la dirección deseada. Debes fijarte en la dirección que te interesa para la nueva rama (izquierda o derecha) y eliminar el brote no deseado. Esta técnica te permitirá un aumento de la ramificación en la dirección elegida.

En el caso particular de la criptomeria, el pinzado también se hace necesario, no sólo para su modelado, sino para evitar:

  • un exceso de brotes que le provoque la muerte de algunas zonas,
  • y el abultamiento del tronco en las zonas de nacimiento de nuevas ramas.

Si pinzamos los nuevos brotes a mediados del verano, especialmente en las zonas más congestionadas y dejando sólo los que vayamos a necesitar para su modelado, conseguiremos árboles:

  • más ramificados y compactos, con hojas aún más pequeñas,
  • y un tronco sin engrosamientos.

La forma adecuada de pinzar una criptomeria es despuntar sus brotes sujetando con una mano la masa verde que vamos a pinzar y arrancando los brotes tirando con los dedos o con pinzas, pero nunca cortando con tijeras u otras herramientas.

Las criptomerias suelen modelarse en los estilos: chokkan o recto formal, shakan o inclinado, o yose-ue o bosque, aunque todo depende de tu imaginación y gustos.

Conviene eliminar las hojas marchitas para evitar la aparición de hongos y las ramas no deseadas o secas pueden eliminarse en cualquier momento.

Nunca hay que podar drásticamente, si el árbol no está sano y vigoroso.

Además de podar para modelar, hay que podar para conseguir una estructura que permita la llegada de la luz a todas las ramas y las todas hojas puedan realizar la fotosíntesis.

En general, debemos quitar:

  • todos los brotes de la base del tronco,
  • las ramas que se cruzan,
  • las ramas opuestas,
  • las ramas que crecen muy verticales o que lo hacen hacia el interior del tronco.

Hay que tener cuidado de no podar drásticamente las raíces durante el trasplante, podando sólo las raíces más gruesas y dejando las más finas. También hay que aprovechar a podar las ramas no deseadas. En caso de duda sobre la cantidad de raíces que tienes que podar, un truco seguro para no dañar el árbol es dejar 1/3 más volumen de raíces que de parte aérea (copa), aunque siempre es preferible preguntar a un experto, a otro aficionado o simplemente no podar ninguna raíz hasta que no estés seguro.

Las podas fuertes de raíces deben realizarse en el momento de los primeros trasplantes, con una poda equivalente de ramas.

Entre la poda de ramas y el trasplante (o viceversa) debería existir un intervalo mínimo de tiempo para no acumular demasiadas operaciones agresivas a la vez, por ejemplo, 3 semanas.

Alambrar

El alambrado de las criptomerias debe realizarse preferiblemente después de una poda y durante la época de máximo vigor, es decir, durante la primavera-verano e incluso otoño, y sólo en árboles sanos.

Aunque sus ramas son relativamente flexibles, conviene tener cuidado con la corteza del tronco y ramas. Es posible que necesites alambrar en más de una ocasión hasta que sus ramas más gruesas queden en la posición deseada.

Debes vigilar las marcas del alambre en la corteza debido a la rapidez con la que engordan y crecen, generalmente el alambre deberá retirarse en el momento en que vaya a comenzar la aparición de marcas en la corteza. Es recomendable no regar el día anterior al alambrado.

En cualquier caso, un árbol con aspecto de "madeja de alambre", por el exceso de éste, pierde todo el aspecto de vivo y no es un mejor ejemplar como bonsai. Por favor, alambra lo justo y sólo cuando otras técnicas de modelado no puedan utilizarse o no hayan conseguido los efectos deseados.

Efermedades y plagas más comunes

Las criptomerias suelen ser muy resistentes a las plagas y enfermedades, y afortunadamente, si el cultivo es el correcto, no presentan problemas de este tipo.

Por último recordar que los tratamientos deben ser específicos contra la plaga o enfermedad y constantes en el tiempo hasta eliminarla completamente y que el cultivo adecuado de nuestro árbol nos evitará tener que usar productos químicos que provocan:

  • riesgos para nuestra salud,
  • un gasto innecesario y
  • la contaminación del medioambiente.

Reproducción / multiplicación

Es un árbol que se reproduce con relativa facilidad a partir de:

  • esquejes: semi-duros o de madera blanda, preferentemente durante el final del verano o comienzo del otoño. Estos esquejes, una vez que han enraizado, hay que dejarlos crecer, al menos durante un año, antes de comenzar a modelarlos como bonsai para asegurar el éxito del esqueje.
  • acodos aéreos
  • semillas: durante la primavera, con semillas frescas, ya que pierden rápidamente su poder de germinación.

Más información sobre Criptomeria

La criptomeria (Cryptomeria japonica) debe su nombre a la palabra griega "Kryptós" = escondido, oculto, etc.; y al término también griego "mereía" = parte. No obstante no se sabe con exactitud la relación de estos términos con su alusión a este árbol. Algunos autores especulan con la posibilidad de que pueda referirse al hecho de que sus yemas hibernantes están ocultas en las hojas nuevas. Obviamente, japonica alude claramente a su origen japonés.

Como sucede con otros géneros de la familia de las Taxodiáceas, por ejemplo, con las secuoyas (Sequoia ssp.), las criptomerias también son una especie longeva. De hecho, en Japón son la especie de árboles más viejos, pudiendo llegar a vivir 2.000-3.000 años. En la isla Yaku (Japón) hay una criptomeria declarada patrimonio de la humanidad, con 16,4 metros de circunferencia, unos 280 m3 de madera, y unos 3.000 años de edad, llamada Jomon sugi = el cedro viejo, debido a que brotó en algún momento del período japonés Jomon (8000-300 a. de C.), pero conocida también como Daio sugi = el cedro emperador, de la isla de Yaku.

Las masas de bosques de criptomerias formaban casi el 30% de los bosques nativos de Japón y el uso de su madera ha sido muy importante, de hecho, la Cryptomeria japonica var. japonica "Kitayama" se cultivó extensivamente en las montañas cercanas a Kyoto, durante el período japonés Oei (1394-1428), para emplearla en la construcción de las casas de té de la época. Los postes de madera con los que se construían los toko-no-ma, pequeñas habitaciones para exponer un arreglo floral (ikebana) o un bonsai durante la ceremonia del té, también estaban hechos de madera de criptomeria. También se ha usado para fabricar todo tipo de edificios, palacios, barcos, muebles, etc. Su madera ha sido apreciada, además de su dureza, facilidad de trabajar y resistencia a los insectos, por su belleza y su aroma. Las tiras secas de la corteza se emplearon para construir los tejados de las casas.

Un dato curioso es que necesita ambientes muy limpios y puros, ya que no toleran el aire contaminado, el polvo o la sal de la brisa marina. Asimismo produce una gran cantidad de las alergias en Japón a causa de su polen.

Curiosamente criptomerias y secuoyas, emparentadas a través de la misma familia, tienen muchas características comunes y tienen su hábitat natural en Japón y California respectivamente. ¿Será una prueba de que alguna vez Japón y California, es decir la costa este de Asia y la costa oeste de América, estuvieron unidas en un pasado remoto y tuvieron una especie común de la que luego evolucionaron al separarse por la deriva continental?, al igual que sucedió, según los geólogos, con la costa este de América y oeste de Europa y África en Pangea, o será simplemente una casualidad.



Puedes sugerirnos tu especie preferida para incluirla en esta sección o también puedes enviarnos material para añadir a nuestras fichas: info@bonsaikido.com

Si quieres aprender y saber más sobre bonsai, inscríbete a nuestros cursos de Bonsái en nuestra escuela online.


También te puede interesar