Cuidados bonsái Madroño (Arbustus unedo L.)



El género Arbutus pertenece a la familia de las Ericáceas, representado por un pequeño número de especies cuyo hábitat es el norte de América y el mediterráneo: sur de Europa, norte de África y Asia occidental.

Los rasgos comunes de este género son:

  • tamaño variable entre árbol y arbusto, de 2 a 3 metros,
  • tronco con la corteza áspera y de color pardo rojizo que se desprende en placas,
  • hojas simples, alternas, perennes, de color verde intenso y brillante, coriáceas y de forma lanceolada, recordándonos a las del laurel,
  • flores agrupadas en racimos que cuelgan, de color blanco y a menudo teñidas de rosa o verde claro, con la corola en forma de campañilla,
  • frutos redondos, pequeños y rugosos, comestibles y con la pulpa de color naranja o rojo, que maduran en otoño de las flores del año anterior, es decir, tardan un año en madurar.

Algunas de las especies que componen este género son:

  • Arbutus arizonica
  • Arbutus texana
  • Madroña (Arbutus menziesii )
  • Madroño (Arbutus unedo L.)
  • Madroño canario (Arbutuscanariensis Veill
  • Madroño de Grecia (Arbutus andrachne L.)

En esta ocasión nos vamos a centrar en cultivo del madroño (Arbutus unedo L.), que junto con el olivo, la encina, la higuera y el granado forman parte de la típica flora mediterránea.

Dónde ubircar mi Madroño

El madroño debe cultivarse en el exterior a pleno sol durante todo el año, pero evitando las exposiciones prolongadas durante la época más calurosa y especialmente después del trasplante, etapa durante la cual deberá situarse en un lugar muy bien iluminado pero sin sol directo para que pueda mantener las raíces con la tierra fresca.

La situación a pleno sol, además de garantizar su correcto cultivo y supervivencia, nos ayudará reducir el tamaño de sus hojas en combinación de la técnica del defoliado y el control de los nutrientes a través del abono.

En invierno debe protegerse del frío intenso, especialmente de las heladas fuertes y del viento frío y seco. A pesar de esto, necesita sentir el frío invernal y el paso de las estaciones. Un invernadero frío en el exterior podría ser una buena solución para las zonas de inviernos más duros, procurando volverlo a situar en el exterior lo antes posible.

Cómo regar un Arbustus unedo L.

Los riegos deben ser a fondo hasta que salga agua por los agujeros de drenaje y cada vez que la superficie de la tierra comience a secarse, evitando el encharcamiento permanente de la tierra.

Como y cuando abonar mi bonsái

Abonar con frecuencia con un abono orgánico de calidad, especialmente durante la época de crecimiento vigoroso, es decir, desde la primavera hasta el otoño.

Podemos ayudar a reducir el tamaño de las hojas, además de con una buena exposición exterior a pleno sol y el defoliado de sus hojas, con el suministro de abonos más ricos en fósforo (P) y potasio (K) que en nitrógeno (N) para no fomentar el desarrollo de sus hojas.

Trasplantar un Madroño

Cada 2 ó 3 años, al comienzo de la primavera, antes del engrosamiento de las yemas. En los ejemplares jóvenes puede aumentarse la periodicidad.

Durante el trasplante conviene sanear bien cualquier parte de raíces podridas y podar las ramas no deseadas para reducir su copa. Si la poda de raíces es muy grande, convendría quitar hojas en la misma proporción que las raíces eliminadas.

No es obligatorio, pero si utilizamos hormonas de enraizamiento con fungicida facilitaremos el éxito del trasplante al estimular el desarrollo de las raíces.

El madroño tolera cualquier tipo de suelo, aunque prefiere suelos ligeramente ácidos, como suele suceder con la mayoría de las ericáceas, por ejemplo, el rododendro. Una buena mezcla de sustrato para el madroño podría ser un 35% de arena de grano grueso o material equivalente (tierra volcánica, etc.) y 65% de tierra de brezo.

No hay que olvidar que la tierra utilizada debe ser siempre nueva y limpia y nunca reutilizada de otros cultivos para así evitar contaminaciones (hongos, enfermedades, plagas, etc.) que hubieran podido afectar a otros árboles.

Es conveniente proteger el árbol después del trasplante durante un par de meses, situándolo en un lugar muy bien iluminado pero evitando la exposición directa al sol.

Poda de un Madroño (Arbustus unedo L.)

Una de las características del madroño es la coexistencia de frutos y flores durante todo el año lo que dificulta un poco la elección de la época más adecuada para podar. No obstante, lo aconsejable es dejar crecer las ramas nuevas del año durante todo el período vegetativo y acortarlas hasta 2 o 3 hojas durante el final del verano, así conseguiremos que las ramas y hojas maduren lo suficiente como para producir nuevas yemas.

Como las hojas son alternas, debemos tener en cuenta la dirección que tenga la yema que nace de la primera hoja de la rama tras la poda, de tal forma que siempre podaremos por encima de una hoja que tenga una yema hacia el exterior de la copa

En general, debemos quitar:

  • todos los brotes de la base del tronco,
  • las ramas que se cruzan,
  • las ramas opuestas,
  • las ramas que crecen muy verticales o que lo hacen hacia el interior del tronco.

Hay que podar las raíces durante el trasplante pero sin cortar demasiadas raíces finas para permitir que pueda recuperarlas durante el invierno. También hay que aprovechar a podar las ramas no deseadas.

Entre la poda de ramas y el trasplante (o viceversa) debería existir un intervalo mínimo de tiempo para no acumular demasiadas operaciones agresivas a la vez, por ejemplo, 3 semanas.

Una de las técnicas que podemos emplear en el madroño para facilitar la ramificación es el defoliado, cortando las hojas por el pecíolo y dejando las hojas y yemas terminales de la rama para forzar la brotación de las hojas defoliadas, evitando así que se retire la savia. Hay que colocar el árbol a pleno sol para estimular la brotación.

Alambrado de tu Madroño

La colocación de ramas mediante el alambrado puede realizarse entre la primavera y el otoño. Aunque sus ramas son relativamente flexibles, conviene proteger la corteza del tronco y las ramas. Es recomendable no regar el día anterior al alambrado.

Hay que vigilar las marcas del alambre en la corteza debido a la rapidez con la que engordan y crecen las ramas.

Un árbol con aspecto de "madeja de alambre", por el exceso de éste, pierde todo el aspecto de vivo y no es un mejor ejemplar como bonsai. Por favor, alambra lo justo y sólo cuando otras técnicas de modelado no puedan utilizarse o no hayan conseguido los efectos deseados.

Efermedades y plagas más comunes en un

En general es bastante resistente a las plagas aunque sin el cultivo adecuado hay que tener especial cuidado con:

  • Hongos en las hojas: manchas pequeñas en las hojas causadas por el hongo Septoria unidonis, con un centro seco de color grisáceo rodeado de una aureola de color púrpura. No hay ningún tratamiento de control eficaz pero afortunadamente no es una enfermedad grave porque no afecta la salud del árbol. Lo único que podemos hacer es quitar las hojas afectadas.

  • Hongos en el suelo: También le pueden afectar diversos hongos del suelo de la especie Phytophthora, produciendo la putrefacción de las raíces, lo que produce escasez del número de hojas, decoloración de las mismas y muerte de las ramas. En este caso debemos mejorar el drenaje del suelo, ya que un exceso de humedad favorece el desarrollo y propagación de estos hongos.

  • Mosca blanca: insecto chupador de savia que suele concentrarse en el envés de as hojas nuevas y tiernas.

En cualquier caso, debemos recordar que si necesitamos emplear algún tratamiento fitosanitario, éste debe ser específico contra la plaga o enfermedad y constante en el tiempo hasta eliminarla completamente.

Reproducción / multiplicación de un Madroño

Se puede reproducir mediante semillas desde finales del invierno hasta principios de la primavera, y con dificultad mediante esquejes desde finales del verano a principios del otoño.

Las semillas deben recogerse de los frutos ya maduros, entre noviembre y diciembre, y sumergirlas durante varios días en agua para limpiarlas y extraerles la pulpa. Las semillas pueden ser almacenadas en el frigorífico entre arena húmeda. La germinación mediante semillas suele ser lenta y en el caso de que no germinen, éstas se pueden dejar al exterior durante el otoño para que se rompa la dormacia y germinen la primavera siguiente.

Si utilizamos esquejes, debemos tener en cuenta que deben ser:

  • de tallos jóvenes,

  • enraizados en un ambiente de humedad alta y con calor de fondo, alrededor de 20ºC.

Más información sobre el Madroño

El Arbutus unedo debe su nombre a la palabra latina del madroño y su fruto: arbutus, palabra que quizás a su vez fuera tomada del celta: arbois (áspero, rudo); y al numeral y al verbo latinos: unum  y edo, que significa: "uno" y "comer", debido a que sus frutos, aunque ya hemos dicho que son comestibles, no son muy agradables. La realidad es que su color atractivo nos invita a comerlos pero no a repetir después de probarlos.

Los frutos de madroño comidos en grandes cantidades pueden llegar a producir un efecto narcótico suave e irritación del tubo digestivo. No obstante, se han empleado para producir licores e incluso vinagre.

Sus hojas y corteza contienen taninos que sirven para curtir la piel o en medicina para curar la diarrea debido a su poder astrigente.

La madera fue el combustible preferido por los hornos y en las casas, incluso el carbón producido por sus raíces era el más empleado en las fraguas.

Nadie sabe con exactitud por qué se eligió el madroño como símbolo del escudo de la villa de Madrid, pero aparece en el escudo de Madrid capital, a pesar de nunca fue un árbol abundante esta región. Actualmente es una especie protegida por la Comunidad de Madrid como especie amenazada.



Puedes sugerirnos tu especie preferida para incluirla en esta sección o también puedes enviarnos material para añadir a nuestras fichas: info@bonsaikido.com

Si quieres aprender y saber más sobre bonsai, inscríbete a nuestros cursos de Bonsái en nuestra escuela online.


También te puede interesar